Punk’s not dead

Vladimir Blazevski. Macedonia. 2011.
Título original: Pankot ne e mrtov. 104 min.

Cartel película Punk's not dead en Madaboutcine

Punk’s not dead es la historia del reencuentro de una antigua banda de punk, que tras 17 años sin tocar son reclamados para actuar en un festival. A medio camino entre una road-movie y un documental de bajo presupuesto, la película mantiene como trasfondo el conflicto entre los albanos y los macedonios. Llena de situaciones cómicas que conviven con la realidad más cruda, los personajes se hacen cercanos y consiguen transmitir la esencia de esos años 70 de Ramones y Sex Pistols: El punk no ha muerto.

Primera película que pudimos disfrutar en el Festival Internacional de Cine de Gijón del pasado mes de Noviembre y primera sonrisa de satisfacción al salir del cine. Como ya sabéis, esto de los festivales en muchas ocasiones es una lotería, y cuando te toca algo decente sin haber elegido la película muy a conciencia, se te queda un buen rollo en el cuerpo que te anima a seguir entrando a más salas a «consumir» otras pelis. Y entre peli y peli, una sidrina.

Punk’s not dead es la historia del reencuentro de una antigua banda de punk, que tras 17 años sin tocar son reclamados para un festival que organizan unos snobs disfrazados de integradores sociales y que, bajo el lema de la multiculturalidad, pretenden reunir a albanos y macedonios en un mismo evento. La película mantiene continuamente como trasfondo el conflicto entre ambas etnias, borrando intencionadamente la idea de una Macedonia sin tensiones étnicas entre macedonios y albanos que se mantiene desde la guerra de Kosovo.

Imagen película Punk's not dead en Madaboutcine

La historia se convierte en una arriesgada especie de road trip cuando Mirsa, punk retirado y líder y cantante del grupo, tiene 48 horas para reunir a todos los componentes de la antigua banda. Se suceden simultáneamente situaciones cómicas con la realidad más cruda. Sueños truncados, decisiones equivocadas, vidas complejas, tensión política y supervivencia, sin perder nunca su leit motiv: El punk no ha muerto.

El film fue concebido por su director, Vladimir Blazevski (de origen macedonio), como una comedia negra, a medio camino entre una road-movie y documental de bajo presupuesto. Según palabras del director, ésta es la primera película macedonia que trata el actual y creciente problema de nacionalismo en el país.

TRAILER:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*